Saltear al contenido principal

LaPrincess Brewer

La Dra. LaPrincess Brewer considera al corazón como una obra maestra de la ingeniería. Pero su inspiración diaria viene de sus pacientes

Después de ganar la beca TYLENOL® Future Care, LaPrincess Brewer consiguió su título de ingeniería química en la Howard University. Pero fueron sus prácticas de verano, primero en Duke University Medical Center y luego en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, las que le hicieron darse cuenta de que su verdadera vocación era la salud. "Me di cuenta de que estaba buscando algo que me permitiera trabajar por el bien de la sociedad y poder interactuar con la gente", dice hoy. "Decidí que la salud podría ayudarme a conseguir esos objetivos. La gente sería el centro de atención de mis ambiciones médicas."

Consiguió su doctorado en medicina en la George Washington University y una maestría en salud pública en la Johns Hopkins University, donde comenzó a trabajar con las iglesias afroamericanas locales para promover la salud y el bienestar de su comunidad. Se interesó por la cardiología, en parte por su interés por el corazón, el cual ella describe como una "obra maestra de la ingeniería", y también por la unión natural de este campo con la salud pública . "Pensé que dedicarme a la cardiología y concentrarme en la prevención sería la base perfecta para mi carrera, ya que la cardiología preventiva está estrechamente vinculada con la salud pública," explica.

En la actualidad, Brewer es miembro de la unidad de cardiología de la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, donde continúa su trabajo con las iglesias afroamericanas. "He creado un programa para enseñar los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares", dice. "Trato de instruirlos con formas de incorporar prácticas saludables en su vida cotidiana, para que puedan prevenir enfermedades del corazón".

Brewer concibe este trabajo como el cumplimiento de un objetivo para toda la vida . "Personalmente, debido a que provengo de una comunidad marginada, siempre he querido aportar algo", manifiesta. "Definitivamente es un motivo de orgullo para mí. Me aporta una sensación de plenitud, de ser capaz de utilizar lo que he aprendido como médica y aplicarlo en las personas para las que estoy sirviendo en la comunidad".