Saltear al contenido principal

Prepararse para la temporada de gripe

Si bien es posible contagiarse de gripe en cualquier momento del año, los meses de otoño e invierno son la principal temporada de gripe; además, como pasamos más tiempo en nuestras casas es más fácil contagiar a los miembros de tu familia. Con el plan adecuado, podrás evitar la gripe lo mejor posible y estarás preparado por si alguien en tu hogar enferma.

PRIMERO: TEN HÁBITOS SALUDABLES.

  • Comienza vacunándote contra la gripe, esto reduce el riesgo de que contraigas la enfermedad. Consulta a tu médico para obtener más información.
  • Mantente sano con una rutina que contribuya al rendimiento óptimo de tu organismo, haz ejercicio con regularidad, lleva una dieta balanceada, una rutina saludable de sueño y limita tus niveles de estrés. Consulta a tu médico antes de comenzar o modificar un régimen de ejercicios.
  • Cuida la limpieza de las superficies y lávate las manos con frecuencia. ¡El desinfectante es tu aliado!

 

LUEGO, PREPÁRATE.

  • Abastécete de líquidos (el jugo, el té y las sopas enlatadas son excelentes), pañuelos y medicamentos de venta libre. No querrás tener que ir a la tienda cuando te sientas mal.

Y lo más importante, tómate tiempo para descansar. Si contraes gripe, es importante que no vayas a trabajar o a la escuela para evitar contagiar a otras personas. La gripe puede durar más que un resfriado y necesitarás recuperarte. Muy pronto estarás completamente sano.

Combate los síntomas intensos del resfriado y alivia el dolor de garganta.

El solo hecho de que tu compañero de trabajo tosa no significa que tú serás el siguiente.