Saltear al contenido principal

Cómo aliviar los síntomas del resfriado de tu hijo

Nuestros pequeños necesitan atención y cuidados especiales cuando están enfermos. Estas son algunas cosas sencillas que puedes hacer en casa para que tu hijo esté lo más cómodo posible durante el tratamiento contra el resfriado.

01
Mantenlo cerca
A veces el mejor medicamento para el resfriado es un buen abrazo. Muchas veces los niños enfermos pueden sentirse preocupados o asustados, y no querrán nada más que dormir en tus brazos. Recuerda, ¡no serán tan pequeños por mucho tiempo!

02
Prioriza el descanso
El sueño es muy importante para la recuperación, especialmente para los niños. Alivia los síntomas de tos y congestión del niño con un humidificador de vapor frío mientras duerme.

03
Dale líquidos
La congestión y las naricitas tapadas pueden hacer que un niño respire más por la boca, lo que puede llevar a la deshidratación. Mantenlo hidratado con jugos de fruta, tés de hierbas calientes y agua.

04
Destapa la nariz
La cuestión de cómo destapar una congestión nasal puede ser complicada con los pequeños enfermos. Haz que tu hijo se suene la nariz a menudo con pañuelos suaves para evitar lastimaduras. También puedes sentarte en el baño con tu hijo mientras corre el agua caliente de la ducha, lo que permite que el vapor afloje la mucosidad. Para niños más pequeños, consulta con tu pediatra.

05
Prepara un baño
Prepara un baño tibio y relajante para tu hijo que le ayude a aliviar los dolores menores y la fiebre mientras tratas un resfriado. Dos o tres baños al día pueden ser una distracción divertida y relajante. Saca al niño de la tina si comienza a temblar.

06
Consulta con tu pediatra
Si tienes alguna duda sobre cómo tratar el resfriado y la tos de tu hijo, siempre recomendamos que te comuniques con tu pediatra.

Un antifebril y analgésico con sabor agradable para los niños.

Consulta la tabla de dosificación para conocer más sobre cómo administrar productos pediátricos TYLENOL® a los más pequeños.