Saltear al contenido principal

Cómo calmar la fiebre

Es comprensible que un padre esté preocupado cuando su hijo tiene fiebre. Generalmente, la fiebre es solo un síntoma de una infección u otra condición. En la mayoría de los casos, la fiebre desaparecerá por sí sola en 2 o 3 días.

Si tu hijo tiene fiebre, pero juega, come y se comporta como de costumbre, no necesitas hacer nada. Sin embargo, si tu hijo no se siente bien, el objetivo de tu tratamiento debería ser ayudarlo a sentirse más cómodo. Tu objetivo no tiene que ser hacer que la temperatura vuelva a sus niveles normales: solo recuerda que cualquier disminución puede ayudar a que tu hijo se sienta aliviado.

Lo que puedes hacer

Los antifebriles como el acetaminofén (que se puede encontrar en el Children’s TYLENOL®) o el ibuprofeno (que se puede encontrar en el Children’s MOTRIN®) pueden ayudar a aliviar a tu hijo. Generalmente hacen efecto entre los 30 y 60 minutos. Pídele a tu médico su recomendación.

 

Consejos para brindar alivio: un niño dormido es un niño que se siente aliviado. La mayoría de los pediatras recomienda que no lo despiertes para darle un medicamento.

Otras medidas a tener en cuenta:

  • Moja el cuerpo del niño con agua ligeramente tibia (solo si es reconfortante para el niño y detente si el niño comienza a temblar)
  • Mantén al niño fresco con ropa ligera y disminuye la temperatura de la habitación
  • Asegúrate de que beba mucho líquido

  

Además, revisa nuestra aplicación gratis, Seguimiento del bienestar de los niños, que te ayuda a registrar información sobre la salud de tu hijo en tu smartphone. Seguimiento de bienestar de los niños.

Nuestra aplicación gratuita registra los síntomas y estadísticas, para que la información de salud de tu hijo esté siempre a tu alcance.