Saltear al contenido principal

Cómo tratar y medir la fiebre

Antes de tratar la fiebre es importante medir con precisión la temperatura de tu hijo. A continuación te brindamos algunas técnicas fáciles para empezar.

Cuando un niño se enferma, lo primero que el médico puede preguntar es: "¿Qué temperatura tiene y cómo la mediste?" Existe una gran variedad de termómetros y maneras de medir la temperatura de un niño, por lo tanto, es útil saber qué se recomienda para cada edad.

Los termómetros digitales básicos son una buena opción. Son precisos, rápidos, fáciles de usar, económicos y pueden ser utilizados para una variedad de métodos de medición de la temperatura: en la parte inferior (rectal), por la boca (vía oral) o debajo del brazo. NOTA: un termómetro utilizado para tomar la temperatura no debe utilizarse para otros fines.

Bebés menores de 3 meses

El método rectal es el más fiable para los bebés pequeños. Si tu bebé tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura mayor de 100.4°F, comunícate con tu médico de inmediato. Es necesario controlar a los bebés tan pequeños por si presentan alguna infección o enfermedad.

Para tomar la temperatura rectal:

  • Lava el termómetro, luego enjuágalo con agua fría
  • Aplica vaselina en la punta
  • Coloca al niño boca arriba con las rodillas dobladas o apoyado sobre su vientre.
  • Sosteniendo firme al niño, introduce el termómetro de ½ a 1 pulgada en la parte inferior
  • Mantenlo hasta que emite un sonido, luego retíralo para realizar su lectura

Niños menores de 4 años

Es posible que los niños mayores, que son más activos, no cooperen con el método rectal. Otra opción es el método de las axilas, pero es menos precisa. Una lectura debajo del brazo puede llegar a medir hasta 2 grados menos que si se hace una lectura rectal interna.

Para tomar la temperatura axilar:

  • Quita la camisa del niño
  • Asegúrate de que la axila esté seca
  • Presiona la punta del termómetro contra la axila
  • Sostén el brazo de tu hijo firmemente contra el lateral
  • Mantenlo hasta que emite un sonido, luego retíralo para realizar su lectura

Niños mayores de 4 años

Para los niños mayores, la temperatura por vía oral es precisa cuando se toma correctamente (el niño debe ser capaz de sostener el termómetro en la posición correcta un tiempo suficiente como para obtener una lectura).

Para tomar la temperatura oral::

  • Lava el termómetro, luego enjuágalo con agua fría
  • Coloca la punta debajo de la lengua del niño, cerca de la parte posterior de la boca
  • Mantenlo en el lugar hasta que emite un sonido, luego retíralo para realizar su lectura

Si tienes alguna pregunta o preocupación, habla con tu médico.

Otras formas de tomar la temperatura de tu hijo

  • Los termómetros del oído son rápidos y cómodos, pero pueden ser difíciles de usar
  • Los termómetros de la arteria temporal se colocan en la frente (pueden ser confiables, pero son más costosos)
  • Las tiras para medir la fiebre y los termómetros chupete no están recomendados por la Academia Estadounidense de Pediatría.

La fiebre puede ser un indicio de que el cuerpo del niño está combatiendo una infección. La mayoría de las fiebres se deben a enfermedades infantiles comunes, como resfriados, gripes, infecciones de oído, bronquitis y amigdalitis. Generalmente, la fiebre es solo un síntoma de una infección u otra condición. En la mayoría de los casos, la fiebre desaparecerá por sí sola en 2 o 3 días.

Nuestra aplicación gratuita registra los síntomas y estadísticas, para que la información de salud de tu hijo esté siempre a tu alcance.