Cómo dormir mejor de noche

Cuando no puedas conciliar el sueño, recuerda estos sencillos consejos para dormir mejor. Antes de que te des cuenta, tus problemas para dormir serán cosa del pasado.

Los pensamientos molestos sobre cómo conciliar el sueño deberían ser en lo último que pienses por la noche.

Mantén la coherencia.

Vete a dormir a la misma hora todas las noches, ¡incluso los fines de semana! En poco tiempo tu cuerpo sabrá cuándo hay que dormir y cuándo hay que despertarse.

Ejercítate.

Si escoges bien el horario, el ejercicio regular también te ayudará a dormir mejor. Comienza tu día con una ejercitación matutina para que tus ciclos de sueño sean más largos y profundos.

Ingiere cafeína con precaución.

Limitar tu consumo de cafeína y alcohol puede ayudarte a dormir más profundamente.

Toma un descanso bajo el sol.

¿No hay luz solar en tu oficina? Sal a caminar un poco para ayudarte a dormir mejor de noche.

No más siestas.

Al menos no al final de la tarde. Si decides dormir una siesta, que sea de 20 minutos o menos.

Come ligero de noche.

Mantén tu sistema digestivo (¡y tu vejiga!) controlados durante la noche. Si comes comidas pesadas o bebes muchos líquidos demasiado cerca de la hora de acostarte, puede que te den ganas de ir al baño durante la noche, o incluso que tengas pesadillas.

Toma un baño caliente.

Date un baño caliente durante veinte minutos aproximadamente a las 8 p.m. para ayudarte a relajar el cuerpo y aflojar los músculos.

Desconéctate.

Evita usar teléfonos móviles, laptops o mirar TV en la cama. La luz azul artificial confunde a tu cuerpo haciéndole creer que es de día. ¡En su lugar, lee un libro!

Apaga las luces.

La más mínima cantidad de luz o ruido puede enviar una señal a tu cerebro para que esté alerta.


Al final del día, también puedes recurrir a TYLENOL® PM si el dolor no te deja dormir. Si el dolor no es el problema, prueba SIMPLY SLEEP® y prepárate para una relajada noche de sueño. Usar según las indicaciones.